9 CONSEJOS PARA QUE NO SALGAN LOS GRANITOS E IRRTACIÓN DESPUÉS DE AFEITARSE

Son muchas los hombres que por su trabajo o por sus gustos personales prefieren ir bien con la cara bien rasurada. El problema de esto es que realmente es una agresión para la piel, y si se hace frecuentemente, la piel se irrita y aparecen granitos. Os dejamos algunos consejos a seguir para que no salgan estas grandes molestias y que no sean un problema.

1º- Afeitarse con menos frecuencia le permite a la piel recuperarse de la irritación, aparezca el incipiente vello y evitamos así que surjan granitos. Si los afeitas de manera muy frecuente, y estando la piel aun irritada, puede que los pelos queden taponados bajo la piel y se enquisten.

2º- Las cuchillas de afeitar deben estar los más afiladas posible. Si estas cortan menos, debemos pasarlas por el mismo tramo de piel más veces, favoreciendo la irritación de la piel. Si además la cuchilla tiene una banda de jabón suavizante mucho mejor.

3º- Las maquinillas de afeitar son menos agresivas para la piel, ya que estas cortan el pelo pero a menor profundidad, evitando que se enquisten los pelos. Además, la forma de cortar es diferente a las cuchillas, utilizan mayor superficie de piel y el pelo entra por unos orificios preparados, con que las cuchillas no entran en contacto con la piel.

4º- Puedes reblandecer y humerdecer la piel con agua y jabones especiales: cremas y espumas. En general las cremas humedecen más la piel. Por este motivo, es más sencillo y menos agresivo para la piel, afeitarse después de ducharse.

5º- Un aclarado con agua fresca. Suavemente que retire los restos de pelo y que el frescor del agua ayude a desinflamar la zona. Sécate con suavidad y sin restregar.

6º- Bebe mucha agua para que la piel esté bien hidratada.

7º- Los productos y lociones utilizadas para después de afeitar no deben tener alcohol, ya que este irrita la piel. Son muchos los hombres que no utilizan ni siquiera las que no contienen alcohol porque han comprobado que estas lociones les irritaban aun más. Uno de los más recomendados son los que contienen Aloe Vera.

8º- Pasarse la cuchilla de afeitar en la misma dirección producirá menos irritación, aunque se apurará menos.

9º- Antes de empezar a afeitarse, conviene lavarse la cara con agua caliente y jabón, e ir terminando con agua fresca.

MASCARILLA PARA LOS GRANOS, ACNÉ Y ESPINILLAS (MIEL Y CANELA)

La miel es pegajosa y la canela es picante, y seguramente, no se te ocurriría acercarte a una piel con granitos, y menos la de la cara que es más visible y sensible, acercarte cualquiera de estos dos ingredientes.

Pero sorprendentemente, aunque pueda parecer extraño, la miel y la canela hacen un (literalmente) combinado se transforma en una mezcla efectiva para el tratamiento de acné y los granitos. 

Tanto la canela como la miel tienen un enorme y potente efecto antimicrobiano. Y si bien las bacterias pueden escapar a la canela, la miel hará su trabajo y acabará con ellas. Evitando así que los granos se infecten y produzcan la inflamación de la piel.


INGREDIENTES:
-2 cucharadas de miel 
-1 cucharadita de canela 
- toallas de papel

CÓMO HACERLO:

Lavar la cara con agua y secar bien. Mezcle 2 cucharadas de miel y 1 cucharadita de canela hasta que se mezclan a fondo y han formado una especie de pasta. Aplicar la máscara en la cara (o lugar de tratar) y dejar actuar durante 10-15 minutos. Enjuague completamente y seque después suavemente. Se trata de una mezcla pegajosa, así que asegúrese de que tiene algunas toallas de papel en la mano.

CONSEJOS PARA LOS GRANOS EN LA ESPALDA.


Al igual que los granos que pueden aparecer en la cara, es fácil que también aparezcan granos en la espalda y por los mismos motivos. La diferencia de que estos granos salgan en la espalda, es que los granos de la espalda rozan continuamente con la ropa. Los granos, se secan mejor al aire libre, cuando les da el sol y el aire. Pero que permanentemente estén en contacto con la ropa, no solo impide que se seque sino que se infectan más fácilmente.

Algunos consejos sencillos para evitar la aparición de los granitos, de la irritación de estos o su infección son:

  • Lavarse la espalda de manera que no pase mucho tiempo entre una y la próxima lavada. 
  • En la ducha, utiliza jabones neutros y antibacterianos... en general todos son antibacterianos, por tanto lo importante es que sea neutros para no modificar el PH del cuerpo.
  • La ropa debe ser holgada, que deje traspirar. Las prendas ajustadas hacen que se sude más y que se provoquen irritaciones. 
  • Llevar una mochila siempre crea una fricción en la espalda irritando la parte que roza.
  • Exfóliate de vez en cuando la espalda. Siempre termina con agua fresca o tibia.
  • Comer fruta y verdura hace que aumente la desintoxificación del cuerpo, produciendo menor cantidad de sebo.
  • No utilizar los mismos productos de tratamiento de los granos de la cara para tratar los de la espalda.
  • El estrés es un factor que suele empeorar la aparición de los granos.
  • Si tienes el pelo largo, es mejor recogérselo para que la zona ventile mejor y no se vea afectado por el sebo y productos químicos que encontramos en el cabello.
  • Si tienes una playa cerca y el tiempo de lo permite, debes saber que el agua del mar facilita que los granos se sequen. El sol no debe tomarse en exceso.
  • Los tatuajes o depilarse favorece la aparición de granos.


Por último, ten en cuenta que los granos de la espalda tardan un poco más en irse que los de la cara por motivos que ya hemos dichos. Así que hay que tener paciencia, pero no desesperar.

LOS PEORES ALIMENTOS PARA EL ACNÉ Y GRANITOS.


Antes de ver los alimentos que hay que evitar para la aparición de los granitos en la cara y el acné. Hay que descartar los alimentos a los que se puede tener alergia. Es fácil comprobarlo si al poco tiempo después de comerlos, normalmente antes de las dos horas posteriores, notamos ciertos cambios. Los síntomas pueden ser granos en la piel, picor o sensación de ardor en boca o garganta, dolor abdominal, congestión nasal, etc.


Los alimentos que más alergias causan son: 

Los productos derivados el maíz, el gluten y lácteos. Otros más concretos pueden ser: marisco, frutos secos, leche de vaca, melón, piña, etc...

Descartando los alimentos que nos pueden causar la aparición de granos por algún grado de alergia, veamos aquellos que en general son perjudiciales para la aparición del acné y los granos.

Una de las causas de que aparezcan granos, son las subidas de azúcar. Por tanto, alimentos que contengan  mucho azúcar van, entre otras cosas, a facilitar la aparición de acné. Si por ejemplo te tomas una gran cantidad de chocolate, es fácil que se produzcan un desajuste en la glucosa que terminará en la aparición de acné.

Tomar alimentos con grasa hace que nuestra producción de sebo aumente, los picos de gulosa sean más exagerados y se desajusten. Comer alimentos con grasa va a aumentar la aparición de granitos.

Aquellos alimentos que contengan SAL, pero en forma de piedrecita, tipo sal marina, pueden ejercer cierto efecto inflamatorio en nuestro cuerpo. El cuerpo, para disolver estas sales retiene líquidos y "se hincha", favoreciendo la aparición de granitos. Pero las sales son necesarias, hay que tomarlas y una escasez de esta puede perjudicar nuestro estado de salud. Es por ello que es aconsejable tomar las sales a través de frutas y verduras.

El tabaco, la cafeína y el alcohol. Cierto es que no podemos tomarlos como alimentos, pero es esencial tener consciencia que cualquiera de estos 3 ingredientes pueden producir desordenes en la piel, desde unos sencillos granitos por la intoxicación de estos "alimentos" a una dermatitis.

 Por último:

Las dietas depurativas de 2 o 3 días ayudan a "desengrasar" el cuerpo, elimina tóxicos, líquidos retenidos y ayudan a evitar la aparición de granos y acné. Por eso os proponemos una que la podrás ver pinchando AQUÍ.

HOJAS DE NEEM


Probablemente, los granos de origen hormonal, aparecen justamente en la peor época.... la pubertad. Esa época llena de cambios físicos, de vaivenes hormonales y en general de inseguridades. Y a esto le sumamos algo que no esperábamos... el acné. Pero no nos relajemos, porque resulta ser que pasamos la pubertad, la adolescencia, y cuando creemos que ya no saldrán más granitos, pues sí... aparece uno en el peor momento.

Existe un remedio para este tipo de granos utilizando las hojas de un árbol, el árbol de Neem. Las hojas de este árbol contiene principios activos con propiedades medicinales como antiséptico, astringente, elimina tóxicos, antiinflamatorio y otras no relacionadas con la piel y la aparición de granitos. En dermatología se utiliza para problemas de acné, dermatitis, seborrea, sarpullidos y psoriasis.

Con las hojas de Neem, podemos combatir el acné tanto por fuera como por dentro. 

Masticar 2 o 3 hojas de este árbol ayudará a desintoxicar la sangre. Por otra parte, podemos calentar un litro de agua y verter unas hojas de Neem. Después de que hierva 5 minutos, apagamos y dejamos que se enfríe, no obstante, nos lavaremos la cara con este agua cuando aun esté caliente. 


LA PAPAYA.



La papaína es una enzima que encontramos en la Papaya y de la fruta que la contiene recibe su nombre. Esta enzima tiene un efecto antiinflamatorio y tiene la capacidad de eliminar las células muertas. Las células muertas, cuando no se desprenden, obstruyen el orificio piloso y se produce la inflamación por infección. Es por eso que se aconseja realizarse exfoliaciones de vez en cuando.

Desde hace años, las empresas farmaceúticas han utilizado la papaya como ingrediente esencial en cremas para evitar la aparición de granos, antiacné y rejuvenecedoras. Y es que además de impedir que aparezcan granos, o reducir su inflamación, la papaína consigue repara y crear un efecto tonificante en la piel.

 La forma más fácil de tomar la papaína es tomando zumos de papaya. De este modo ya estaremos ingiriendo la enzima papaína. 

Otro modo de utilizar la papaína es preparando el siguiente remedio casero.

Tienes que lavar y secar la fruta. Luego la cortas y le quitas las semillas. Una vez hecho, lo trituras todo hasta conseguir una pasta. 

Luego se aplica en la zona donde hay o donde suelen aparecer granos. Dejamos actuar entre 15 y 20 minutos. 

Ya que esta enzima deshace las grasas depositadas en la piel, es fácil que esta se reseque. Si sucede esto, lo ideal es aplicar una crema hidratante. 

BICARBONATO Y LIMÓN y ADIÓS GRANO.


Los granitos aparecen cuando los poros se taponan por un motivo en concreto, las causas más frecuentes son la inflamación de la piel que al expandirse bloquea el folículo piloso, o piel muerta o exceso de sebo. Al taponarse, las bacterias proliferan, infectan el folículo y este se inflama.

Un remedio que elimine el grano de una vez por todas tiene que tener una gran capacidad antiséptica y a la vez tiene que tener la capacidad de "secar" si el motivo del grano se debe al exceso de sebo en las pieles grasas.

Probablemente, el mejor remedio casero sea el siguiente:

Vamos a utilizar dos ingredientes que reaccionan entre sí. Uno es muy ácido y el otro muy básico, por eso cuando se juntan dan lugar a una reacción química que mata las bacterias. Los dos ingredientes son el limón y el bicarbonato sódico, los dos ya utilizados en otros remedios para los granos. Pero esta vez los unimos y el poder antiacné, antigrano, antiespinilla se multiplica por 2.

PASOS:

  1. Lavarse bien la cara y secarla con una toallita.
  2. Ponerse inclinado y ponerse una pizca de bicarbonato en el grano. Puedes esparcirlo con el dedo.
  3. Echar 2 gotas de limón encima del grano.
  4. Alucinar* con las burbujitas.
  5. Puedes repetir esto 3 veces como máximo.
  6. Cuando terminen lavarse la cara y ponerse una crema hidratante suave, no muy aceitosa.


* Antes de ponerlo sobre la cara, puedes practicar en la mano, en el dorso por ejemplo. De esa manera verás la reacción que hace, es algo muy curioso.

Por último: es mejor aplicarse este remedio antes de acostarse, porque la reacción que se produce es un poco abrasiva y deja la piel un poco delicada durante un rato.

Con este vídeo que he encontrado en Youtube te puedes hacer una idea de la reacción que se produce.